20171214

En el desierto Dios es tu fortaleza.
Introducción: Como Israel a veces nuestra vida pasa por desiertos, son etapas en las que debemos cuidarnos para no murmurar contra Dios ni contra su voluntad. Las pruebas son herramientas divinas para nuestra formación. 

Debemos fortalecer nuestra fe mediante la adoración y estudio de la palabra del Señor, pues los que perseveran son los que alcanzan el cumplimiento de las promesas divinas…






Predica: En el desierto Dios es tu fortaleza.


La fidelidad de Dios siempre será más grande que nuestra necesidad. Éxodo 16:35-36  

“Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada; maná comieron hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán. Y un gomer es la décima parte de un efa”.

Nos muestra la Biblia la fidelidad del Señor quien durante cuarenta años cuidó a su pueblo por el desierto y nunca les faltó el pan del cielo. Un Gomer es la décima parte de un efa, esto es 3.7 litros. Entonces si la población era de unos dos millones de personas, cada día se recogían (3.7 x 2.000.000) 7.400.000 millones de litros de maná.

Un año tiene 365 días y fue durante cuarenta años que Israel caminó por el desierto, es decir durante 14.600 días, entonces en total Dios envió 108.040.000.000 de litros de maná, simplificando equivale a 108 millones de toneladas de maná aproximadamente. Dios es más grande que todas nuestras necesidades.

Es interesante ver que el versículo 35 nos dice dos veces que “comieron maná hasta llegar a Canaán” y ya que fue el Espíritu Santo quien inspiró las Sagradas Escrituras, debemos entonces reconocer ese énfasis como un propósito divino en el que nos recuerda Dios que por encima de las dificultades propias del desierto y de las infidelidades de Israel por aquel camino, la fidelidad del Señor nunca faltó. Él es nuestro proveedor en todo tiempo. 
    
Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS.


Definitivamente Dios es todo suficiente para cuidar de sus hijos. Recordemos que este milagro ocurrió durante cuarenta años, el Señor fue fiel y los llevó a pesar de todo a la tierra de la abundancia. Lamentablemente quienes murmuraron y no creyeron, terminaron postrados en el desierto, ellos gustaron el maná, pero no conquistaron el plan de Dios para sus vidas. Más bien debemos fortalecernos en Dios y perseverar, él nos llevará al mejor destino.

Reflexión final: Debemos ser agradecidos con Dios por su cuidado y bendición, pero debemos perseverar y seguir su camino. Él nos ayuda, y aunque ahora haya dificultades, él tiene para nosotros mayores bendiciones. Lo mejor está por venir. En todo desierto Dios es tu fortaleza.        (Escrito por pastor Gonzalo Sanabria).  





Te invitamos a leer el sermón: "LA PODEROSA ORACIÓN DE JESÚS EN EL HUERTO"

.

0 comentarios:

Publicar un comentario

DIOS DESEA TU BIENESTAR:

sermons and devotions

FIRMES EN LA FE:

sermons and devotions

DIOS NO DESAMPARA A SUS HIJOS:

sermons and devotions

DIOS ES MI FORTALEZA:

sermons and devotions

DIOS ES BUENO TODO EL TIEMPO:

sermons and devotions

ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO:

sermons and devotions

Suscríbete y recibe nuestros mensajes:

Escribe tu correo y luego recibirás un mensaje de suscripción que debes confirmar:

Delivered by FeedBurner

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES PARA PREDICAR. Haz clic en la imagen:

sermons and devotions

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

sermons and devotions

RECIBE PROMOCIONES GRATIS:

sermons and devotions

Popular Posts