20180215

De Dios vienen nuestras bendiciones.

Introducción: Es necesario dar al Señor la honra y el reconocimiento debido, pues todas las cosas vienen de él. Por eso es necesario adorar su nombre, adorarlo con la mejor alabanza que es sin duda una vida de obediencia. Demos a Dios el primer lugar en nuestra vida y seremos testigos de sus bendiciones…  

De Dios vienen nuestras bendiciones.

Es fundamental reconocer que es Dios quien nos bendice. La Biblia nos enseña en Santiago 1:17 que “Toda buena dadiva, o regalo, o bendición y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay cambio, ni sombra de variación”.

Es Dios quien nos da las capacidades y virtudes para desarrollar una empresa, ejercer una profesión u oficio, emprender un negocio, etc; todo viene de Dios, y por eso es necesario reconocer que él es el dador de todas las cosas que tenemos y que podemos llegar a tener.  

En Éxodo 34:18-20 la Escritura nos dice: “La fiesta de los panes sin levadura guardarás… en el tiempo señalado del mes de Abib; porque en el mes de Abib saliste de Egipto… y ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías”.

Aquí la Biblia nos habla de la fiesta de los panes sin levadura, celebrada en el mes de Abib, porque en aquel mes Israel salió de Egipto. Entonces ésta fiesta estaba relacionada con la liberación de la esclavitud egipcia. La levadura hace referencia al pecado y a la hipocresía, cosas de las cuales debemos despojarnos, para alabar al Señor quien nos ha hecho libres.   

Dios estableció siete fiestas en el año para el pueblo de Israel, distribuidas en tres grandes peregrinaciones anuales. Mediante éstas fiestas los israelitas reflexionaban en la bondad de Dios y recordaban que eran pueblo santo del Señor. Estas fiestas demandaban del judío sesenta y siete días del año en los que debía entregarse al culto a Dios, y fortalecer así la comunión con el Señor.

Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS.


Estas tres grandes peregrinaciones estaban relacionadas con tres grandes cosechas así:

La fiesta de la Pascua = cosecha de la cebada.
La fiesta de Pentecostés = cosecha del trigo.
La fiesta de los Tabernáculos = cosecha de la uva (vendimia).

En cada una de estas fiestas el israelita presentaba sus primicias, por eso el texto en la parte final del versículo veinte nos dice: “Ninguno se presentará delante de mí con las manos vacías”. Todas las familias estaban recibiendo los primeros frutos de las diferentes cosechas. Sin duda el objetivo era reconocer que todo viene de Dios, él es quien nos bendice. Motivados por la gratitud al Señor presentaban sus ofrendas.

Conclusión: Es muy importante mantener claro cada día que es Dios quien nos bendice, y que separados de él nada trascendente e importante haremos. Si honramos al Señor con nuestra vida, él también derramará bendiciones en abundancia. Demos a Dios el primer lugar y la bendición será el resultado.

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invitamos a leer: "DIOS NUNCA NOS DEJA SOLOS"



 

0 comentarios:

Publicar un comentario

DIOS DESEA TU BIENESTAR:

sermons and devotions

FIRMES EN LA FE:

sermons and devotions

DIOS NO DESAMPARA A SUS HIJOS:

sermons and devotions

DIOS ES MI FORTALEZA:

sermons and devotions

DIOS ES BUENO TODO EL TIEMPO:

sermons and devotions

ADQUIERE GRATIS AHORA NUESTRO LIBRO:

sermons and devotions

Suscríbete y recibe nuestros mensajes:

Escribe tu correo y luego recibirás un mensaje de suscripción que debes confirmar:

Delivered by FeedBurner

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 75 SERMONES LISTOS PARA PREDICAR:

ADQUIERE NUESTRO LIBRO DE 55 SERMONES PARA PREDICAR. Haz clic en la imagen:

RECIBE PROMOCIONES GRATIS:

sermons and devotions

Popular Posts